¿Delegar, o hacerlo yo mismo? He ahí el dilema.

Updated: Jan 26

Al hacernos esta pregunta, lo primero que se nos viene a la cabeza es: ¿Para qué voy a delegar si tengo una empresa pequeña y soy perfectamente capaz de manejar la mayor parte del trabajo por mi cuenta?


Si bien, esto pudiera ser cierto, uno de los mayores beneficios de delegar es poder concentrarse en los aspectos más importantes de su emprendimiento. Tal es el caso de las decisiones administrativas, el networking, y todos los elementos referentes al crecimiento de su compañía.


La delegación existe para ayudarlo a mantenerse enfocado en sus principales prioridades: El manejo de su negocio. Si usa gran tiempo, energía y atención en un proyecto -que podría ser manejado fácilmente por un profesional especializado-, estaría desperdiciando y quitándole el tiempo, la energía y atención a un proyecto más importante y que en efecto, solo usted debería manejar.



Es posible que pueda manejar todo el trabajo generado por su pequeña empresa hoy, pero ¿qué tal dentro de un mes? ¿Un año por ahora? Cuanto antes aprenda a delegar, antes podrá comenzar a expandirse correctamente.


Veamos ahora cuáles son las razones en donde la mayoría de los emprendedores fracasan en lo que respecta a la delegación:


No delegan a menos que sea absolutamente necesario. Primero, algunos empresarios simplemente no delegan a menos que sea absolutamente necesario. Esto es problemático por varias razones. Para empezar, significa que nunca verá todos los beneficios de la delegación, porque la reserva para un pequeño número de ocasiones. También significa que cuando estás delegando, normalmente estás en modo de pánico, incapaz de pensar claramente en tus opciones.


Ven la delegación como una estrategia a corto plazo. Muchos empresarios ven la delegación como una especie de estrategia a corto plazo. Lo ven como una solución inmediata a un problema urgente. En cambio, es mucho mejor ver la delegación como una estrategia a largo plazo. Esta es una habilidad y una inversión que puede utilizar para mejorar su eficiencia y capacidad operativa con el tiempo. Sus primeros intentos de delegar en realidad pueden costarle tiempo y dinero, pero si permanece persistente y sigue mejorando, eventualmente esta estrategia funcionará a su favor.


Proporcionan instrucciones mínimas o ambiguas. Una de las formas más sencillas de que falle un intento de delegación es la provisión de instrucciones mínimas o ambiguas. Es su trabajo asegurarse de que el cesionario comprenda sus responsabilidades en su totalidad. Dedique más tiempo a escribir instrucciones claras y obtendrá resultados mucho mejores.


Confían y olvidan. A veces, los emprendedores delegan una tarea e inmediatamente la tachan de su lista. Esto es problemático; necesita algún tipo de sistema de verificación en su lugar. Eso podría significar hacer un seguimiento después de un cierto período de tiempo, recibir una notificación cuando la tarea esté completa o algún otro sistema de su elección.


¿Estás listo para convertirte en un mejor delegador? Como cualquier habilidad, la delegación es algo que requiere trabajo activo y práctica para lograr la competencia. Empiece por delegar pequeñas tareas a personas en las que ya confía y trate de mejorar su enfoque cada vez que delegue algo nuevo.


Contenido traducido y curado de: Enterpreneur



¡Podemos hacer crecer su marca y su negocio a través de una estrategia de comunicación creativa y efectiva en inglés, español o ambos!


¡Nos apasiona la comunicación!


¡Empiece ahora mismo su nuevo viaje con nosotros!

📞 +1 (281) 940-5722 | 🌐 www.lvbranding.com


¡Somos #LvBranding! ♥ ️





15 views0 comments